LTE o WiMax, soluciones de internet para la España despoblada y desconectada

    La España despoblada es la España desconectada. Los núcleos rurales, aquellos de menos de 10.000 habitantes, son los que pelean por la supervivencia, pero también por mejorar en servicios y sobre todo en conexiones. Hoy, el que no está en Internet no está, y de eso las casas rurales, pymes o empresas de los pueblos, por ejemplo, saben mucho.

     Es cierto que durante los últimos años se ha avanzado mucho por romper la brecha digital, pero tener una buena cobertura de internet sigue siendo un reto en algunos núcleos, sobre todo en aquellos más alejados o de difícil acceso. También es cierto que el Gobierno de Castilla-La Mancha ha hecho un despliegue importante durante estos últimos años por llevar la cobertura a pueblos y polígonos industriales.

    Sin embargo, sigue habiendo pueblos a los que las grandes operadoras ni llegan ni tienen previsto hacerlo y cuya supervivencia depende en gran medida de “conectarse”. Solo así se puede mejorar la productividad de las empresas, facilitar la creación de nuevos negocios y generar nuevas oportunidades que permitan fijar población e impulsar el desarrollo económico.

    En estas zonas, de difícil acceso y poca población, la fibra óptica por cable no es una opción, al menos de momento, pero existen otras tecnologías que ofrecen con buenas prestaciones, son las soluciones que ya estamos dando desde Comunitelia a zonas rurales, a polígonos o extrarradios principalmente de las provincias de Toledo y Ciudad Real donde garantizamos un salto de calidad en velocidad y en seguridad.

    Estamos hablando de lo que se conoce como fibra sin cables, un servicio de radio de fibra óptica inalámbrica, un tipo de conexión con una media de 50 Mb de bajada y 20 Mb de subida que consiste en colocar en una torre de telecomunicaciones unas antenas que dan cobertura de banda ancha a una distancia de entre 12 y 15 kilómetros a la redonda con las mismas prestaciones que la fibra óptica.

    En Comunitelia trabajamos con LTE y Wimax. La primera es una red inalámbrica que no necesita cableado, solamente una pequeña antena receptora y un router en las instalaciones del usuario. Puede lograr transmisiones de datos a más de 12 km y proporciona velocidades máximas de bajada de alrededor de los 80 Mbps, mientras que en subida ronda los 20 Mbps. Se garantiza un 50% de la velocidad contratada.  

    El WiMax, por su parte, es un sistema similar al wifi pero para entornos exteriores: puede dar acceso a más de 1.000 usuarios de forma simultánea.  Su instalación es muy fácil, se coloca una pequeña antena receptora en la parte alta exterior de las instalaciones del usuario y en el interior un módem estándar como en otro tipo de conexiones.  Su alcance llega a los 15 km y la velocidad máxima alcanzada puede llegar a 70 Mbps. Se garantiza un 50% de la velocidad contratada. Desde la central hasta 10 km de distancia se mantiene prácticamente el 100% de la velocidad. Según la modalidad contratada se pueden alcanzar los 3 Mbps de subida.

    En Comunitelia queremos ayudar a tu empresa o a tu municipio a subirse a la era digital. Podemos ofrecerte una solución a medida. Si nos llamas estaremos encargados de atenderte. 

    Quiero más información